¿Tú cómo te relajas?

¿Tú cómo te relajas?

El día a día provoca en nosotros un nivel de estrés que va creciendo poco a poco sin que apenas nos demos cuenta de ello. Situaciones personales y profesionales que afectan en nuestro estado físico y mental y que tienen consecuencias perjudiciales para ti.

Lo curioso es que muy pocos son los que toman cartas en el asunto. Bien por falta de tiempo o bien por no ser conscientes del problema llegando a situaciones límites de estrés y agobio sin solución.

¿Tú cómo te relajas?

Hoy Aromas de Andalucía quiere compartir contigo algunas técnicas para detectar y solventar los problemas de estrés. Unas pautas que no sólo te servirán para relajarte, sino para aprender a actuar ante situaciones comprometidas o límites.

 

¿Qué beneficios tienen las técnicas de relajación?

Es importante que saques un hueco al día para ponerlos en práctica. Que  no te suponga una obligación más, es la solución para todas las demás obligaciones:

  • Disminuyen la frecuencia respiratoria
  • Reducen la frecuencia cardíaca
  • Disminuyen la hormona del estrés
  • Reducen la presión arterial
  • Facilitan el proceso digestivo
  • Favorecen el mantenimiento normal de los niveles de azúcar en sangre
  • Aumentan el flujo sanguíneo
  • Disminuyen la tensión muscular y elimina dolores derivados
  • Facilitan y mejoran el sueño
  • Mejoran el estado de ánimo, aumenta la positividad y el optimismo
  • Aumentan los niveles de concentración
  • Disminuyen la fatiga y el cansancio acumulado
  • Disminuyen el malestar, la rabia, la ira y la frustración
  • Mejoran la confianza en uno mismo y la autoestima

Sin lugar a dudas, a parte de “comprometerte” con tu rutina de relajación también es importante mantener una actitud positiva y comprometida con tu bienestar. Si no pones de tu parte activamente el proceso es muy complicado.

TÉCNICAS DE RELAJACIÓN

Aunque las pautas que te pueden dar profesionales de la salud son las más indicadas, estas técnicas caseras también pueden ser beneficiosas para ti.

 

RELAJACIÓN RESPIRATORIA:

El aumento de la tensión y el estrés provoca un desequilibrio en la respiración el cual desencadena a su vez una mayor sensación de agobio y hasta ahogo.
La solución de este problema está en la misma respiración. Controlar el ritmo respiratorio entre espiración e inspiración para hacerlo con el tiempo adecuado es clave para tu relajación. Túmbate en un lugar cómodo en el que te sientas bien. Cierra los ojos, coge aire por la nariz mientras cuentas mentalmente cinco, retén el aire en tus pulmones y suéltalo poco a poco por la boca.

Repítelo tantas veces como consideres necesario, pero te aconsejamos que lo hagas al menos 2 veces al día. ¡Busca tu momento para ti!

 

 

RELAJACIÓN MUSCULAR:

El estrés mental no se queda sólo en el plano psíquico, sino que se extiende al corporal traduciéndose en problemas físicos. Esta técnica relaja tu cuerpo para relajar tu mente.
Consiste en contraer y relajar tus músculos uno a uno, teniendo en control sobre tu cuerpo. Empieza por la cabeza: frente, ojos, mandíbula, cuello, hombros… Continúa con el resto del cuerpo, poniendo especial atención en la espalda, los brazos y las piernas. Lugares donde se suele acumular la tensión.

Cuando hayas relajado todos tus músculos y te sientas en paz, es el momento de hacer un repaso mental. Recuerda cada parte que has ido relajando y nota la diferencia. Tu cuerpo se encontrará reposado y tranquilo al igual que lo estará tu mente.

 

 

VISUALIZACIÓN POSITIVA:

¿Cómo vas de imaginación? Con esta técnica la pondrás en práctica y te relajará. Una vez más busca un lugar calmado y placentero para ti. cierra los ojos y comienza a imaginar situaciones, lugares, pensamientos felices y positivos. También valen recuerdos buenos que te hagan sentir bien.
La mente se centrará en esa idea trayendo a ti sensaciones, olores, sonidos… que te gustan y relajan.

Este ejercicio no tiene límites, incluso puede ayudarte a aclarar tus ideas y ver la vida de otra manera. Sin agobios.

 

 

RISOTERAPIA:

Sí, ríete. No es más que reírte tanto como puedas. Párate y piensa: ¿ cuánto tiempo llevas sin reírte a carcajadas?
Con la risa liberas tensión, equilibras tus niveles de presión arterial y descargas adrenalina. Aunque para ti sólo sea pasar un buen rato para tu cuerpo y mente tiene enormes beneficios a largo  plazo.
No necesitas apuntarte a un grupo organizado para reírte y es que seguro que tienes a un amigo o familiar que le saca una sonrisa al más pintado, ¡llámalo! Una buena comida, un rato de confidencias, anécdotas y recuerdos acabarán seguro en un buen además de terapéutico ataque de risa.

 

 

Son cuatro técnicas que básicamente consisten en pararte y dedicarte un poco de tiempo. Para conocerte y quererte un ratito al día, abandonando  el estrés que te rodea. Eso sí, existen muchas formas más de relajarte como por ejemplo las clases de yoga o pilates que te que aconsejamos que pruebes después de tu rutina de gimnasio o en centros especializados.

¿Estás preparado para relajarte?

¿Sí?

Está sólo en tus manos.

 

Ah! y todo esto no sería lo mismo sin tu difusor favorito de Aromas de Andalucía. Acompañar tus ejercicios de relajación con un buen aroma te ayudará a desconectar con todo y concentrarte en tu momento.

Compartir post

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Start typing and press Enter to search

Lista de la compra

No hay productos en el carrito.